SUPERAR LA IMPUNIDAD PARA CAMINAR HACIA LA JUSTICIA (editorial)

Editorial de Generación Romero del 2 de noviembre de 2020

Que no se queden tantos crímenes y atropellos impunes y que, aunque sean vestidos de militar, tienen obligación de rendir cuentas ante la justicia de lo que han hecho y sancionar debidamente si se trata de crímenes vulgares.

(Mons. Romero, homilía 18 de febrero de 1979)

El editorial de esta semana lo abrimos recordando y rindiendo tributo a los seres queridos que ya no están con nosotros. De manera especial traemos a la memoria a los más de 10 mil desaparecidos durante el conflicto armado, a quienes muchas familias siguen llorando sin saber de su paradero hasta la fecha y sin tener un lugar donde llevarles flores, porque se nos sigue negando la verdad y la justicia de los crímenes de guerra. Con ello reafirmamos que la impunidad del pasado, sigue en el presente y los hechos de la semana lo ratifican.

Por un lado, el desarrollo de la audiencia oral y de seguimiento convocada por la Sala de lo Constitucional para evaluar el cumplimento de la derogatoria de la Ley de Amnistía, demostró el escaso avance en materia de justicia para las víctimas. A dicha audiencia fue llamado el presidente Nayib Bukele y el ministro de la defensa, quienes enviaron representantes que no pudieron justificar hechos concretos en favor de las víctimas. Al contrario, quedó en evidencia el serio retroceso cuando el Ejecutivo ordena negar al juez de la causa de El Mozote ingresar a las 6 unidades militares para la inspección de los archivos y miente sobre la información entregada ya que solo eran copias de materiales que ya se habían enviado.  Con este acto se protege y alaba a una institución militar implicada en crímenes de lesa humanidad y que conserva la misma doctrina autoritaria del pasado.

Asimismo, el presidente de Asamblea Legislativa, Mario Ponce defendió la aprobación de lo que las víctimas llaman “una amnistía de facto”, expresada en una ley que no fue consultada debidamente y sigue protegiendo a criminales de guerra, mientras que la representación de la Fiscalía dijo que a 4 años de la derogatoria, solo han sido judicializados 26 casos del conflicto armado porque tampoco se ha permitido el acceso a los archivos.

En la misma semana, en una acción intolerable, la Sala de lo Penal de la Corte Suprema de Justicia ordenó que no se investiguen a los señalados como autores intelectuales de la masacre de la UCA, intentando proteger de esta forma a quienes el juicio contra el coronel Montano en España ya señaló como responsables. En 2017, el caso fue abierto a petición de los abogados de las víctimas, considerando la resolución de la Sala de lo Constitucional que derogó la Ley de Amnistía.

Con esta injusta resolución de la Sala de lo Penal, serán absueltos los militares implicados incluyendo a Montano y al expresidente Alfredo Cristiani.  Además de perpetuar la impunidad, también se convierte en una instancia corrupta y encubridora de criminales de guerra, dificultando la posibilidad de enjuiciar a militares implicados en esta masacre y otros hechos. Queda en evidencia que los tres órganos del Estado conspiran contras la víctimas al negarles justicia.

A la luz de estos casos, la impunidad es un mal permanente en El Salvador y tiene diferentes rostros. También existe impunidad cuando no se recolecta la basura, se genera una afectación directa a la ciudadanía y los responsables de todos los bandos no reciben ningún tipo de sanción o consecuencia por este grave acto contra la salud pública. La basura se ha convertido en un arma electoral, como ha sucedido en los últimos días en diferentes municipios, donde la falta de pago del FODES, la no cancelación de las retenciones de los empleados de las municipalidades, la manipulación por parte ministro de trabajo de un sindicato municipal y los intereses de los partidos políticos se combinan, generando un ola de mutuos desprestigios. 

A todo esto se suma el desastre provocado por una mala gestión del riesgo en Nejapa, tragedia que enlutó a El Salvador tras los daños ocasionados por un alud de tierra. Las causas principales de esta desgracia son los intereses de una empresa que detuvo el cauce de un río, además de una tardía reacción del Gobierno y un manejo mediático deplorable e impune por parte del ministro de gobernación, candidato a alcalde por San Salvador, aprovechándose del dolor de las familias.

Pese a que son situaciones diferentes, un hecho concreto relaciona los crímenes del pasado, la falta de recolección de basura y el desastre en Nejapa: la instrumentalización de las víctimas, del pueblo salvadoreño que se encuentra en medio de intereses perversos, pero que deben ser denunciados para que no se sigan cometiendo injusticias, “pero no con odio, sino con amor, llamando a conversión”,como dice San Romero (homilía 6 de noviembre de 1977).

Movimiento Generación Romero, 2 de noviembre de 2020.

Un comentario en “SUPERAR LA IMPUNIDAD PARA CAMINAR HACIA LA JUSTICIA (editorial)

  1. América Latina está marcada de luto e impunidad. En Bolivia hace un año hubo golpe militar,policial y cívico donde más de 30 bolivianos ofrendaron sus vidas por libertad y democracia. Nos organizamos silenciosamente y ahora ganamos las elecciones con 55%.Detuvimos s espacios políticos de poder con el voto conciente del pueblo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s