OSCURAS NEGOCIACIONES Y LUCES DE ESPERANZA (editorial)

Editorial de Generación Romero del 15 de septiembre de 2020

“No nos desanimemos… Dios se vale hasta de los errores humanos para hacer surgir sobre las tinieblas lo que ha dicho Isaías: El pueblo que caminaba en tinieblas ha visto una gran luz; habitaban tierras de sombras, pero una luz ha brillado.”

Mons. Romero, homilía del 24 de diciembre de 1977

Siempre se sostiene que la solución a los problemas debe encontrarse con el concurso de todos los sectores del país, el diálogo es algo necesario pero tiene que ser un diálogo abierto y transparente. No parece que esa sea la linea del gobierno actual que, según documentos oficiales presentados en una investigacion periodística, ha estado negociando con una de las principales pandillas de nuestro país la reducción de homicidios y apoyo electoral para las próximas elecciones. Del mundo de los partidos políticos se puede esperar poco, dado que la mayoría de ellos, sobre todo ARENA y FMLN, tienen fuertes acusaciones de haber hecho similares negociaciones.

Las palabras diálogo y negociación parecen tener significado perverso en estos tiempos. Dado que son muy necesarias en todo proceso de entendimiento, son herramientas de acercamiento y de solución a los problemas. Pero en nuestro país nos hemos encontrado con negociaciones oscuras, a espaldas de la población y, esta vez, con más evidente búsqueda de apoyo electoral para el partido del presidente: eso es lo que se cuestiona. La respuesta del presidente Bukele ha sido, otra vez, la de atacar al mensajero, ocultando el mensaje. Se ha dedicado a desacreditar a los periodistas de El Faro y no hace referencia a los hechos y evidencia que este medio presenta en su investigación.

La negociación GOES-Pandillas que ahora ha salido a luz con fuerte respaldo, no solo cuestiona al Ejecutivo desde el punto de vista ético, sino que lo interpela desde el punto de vista legal. Si hay políticos de otros partidos que están siendo procesados por negociaciones similares, y esperamos que se haga justicia, no podemos hacer otra cosa que exigir a la Fiscalía cumpla con su rol de garante de la legalidad.

Esta situación ha generado nuevamente, múltiples señalamientos internacionales al presidente Bukele, entre los que destacan los de instancias de la ONU y el de senadores de los Estados Unidos, quienes le enviaron una carta que es un fuerte llamado de atención que no puede pasar desapercibido. El acoso a la prensa independiente, la multimillonaria inversión en publicidad, la conformación de una amplia red de empleados gubernamentales dedicados única y exclusivamente a fortalecer la imagen del presidente y sus funcionarios, y la forma en la que el presidente se refiere a los periodistas en sus redes, son solo algunas de las señales de la poca o nula tolerancia que este gobierno tiene a las voces disidentes.

Otro hecho relevante que amerita reflexión, ha sido la condena a 133 años de cárcel impuesta en España al coronel Inocente Montano por la masacre de 5 de las 8 víctimas de la UCA. Esta institución afirma que la sentencia es importante porque reconstruye la verdad, pero también porque muestra el ‘modus operandi’ de aquellos años, que consistía en desacreditar a los adversarios, generar odio y concluía en ataques, lo cual es grave y no debe seguirse haciendo.

La condena a Montano debe ir acompañada en El Salvador por un impulso al proceso penal que se encuentra estancado.  En abril de 2018 el Juzgado Tercero de Paz ordenó a la Fiscalía abrir investigación en contra de al menos otras 6 personas señaladas como autores intelectuales, entre ellas un ex presidente y 5 generales, uno ya fallecido y otro ex candidato a diputado por ARENA en 2015.

Así mismo, es importante recordar al sr. presidente, en su condición de Comandante General de las Fuerzas Armadas, que esta es una oportunidad para la verdad y la justicia en un sinfín de masacres y asesinatos del Ejército, y que gire de inmediato la orden de abrir los archivos militares vinculados con esos graves crímenes. También es una oportunidad para la reivindicación histórica de los militares, ya que su intervención en los peligrosos sucesos del 9 de febrero, han dejado la impresión a nivel internacional de que estas Fuerzas Armadas son las mismas que entraron a la UCA el 16 de noviembre de 1989.

Sin embargo, el juicio en España demuestra que ¡sí: hay esperanza! Que ha empezado a hacerse justicia: ha sido acusado y condenado ese modo autoritario de operar.  No se trata del fin de un caso, sino de la continuidad de la lucha por verdad, justicia, reparación y garantías de no repetición. Tal vez sea un paso pequeño, una grieta en el muro de la impunidad, porque “hay una grieta en todo, así es como entra la luz” (Leonard Cohen cantautor y novelista canadiense).

Movimiento Generación Romero, 15 de septiembre de 2020

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s