LA VIDA UNA CANTERA (reflexión de viernes santo)

A veces la vida es enseñanza; por eso escribimos estas palabras dedicadas al pueblo al mundo y que siendo unas ideas para esta reunión familiar de Viernes Santo está también dedicada a mi madre.

La jovencita no cumplía quince años, era de una familia de once hermanos; de los cuales, seis murieron siendo niños; su padre, encargado de una pequeña finca, tenía el apuro de conseguir una mujer molendera que debía quebrar el maíz y tortear para un grupo de veinticinco trabajadores (as); en esos tiempos muchos trabajaderos como les decía la gente, daban la  comida  aún en tiempo  muerto, era el mes de febrero, la temporada había concluido, y las tareas eran en poda de café y sombra; la dicha  comida constaba de  cinco tortillas (chengas) y un poco de frijoles por día.

-¡No encuentro molendera hija! dijo el hombre a la muchachita; papá yo me hago cargo respondió ella, que hacia esas tareas caseras en el hogar desde el momento que fue capaz de dominar la mano de piedra ( una piedra larga de un peso de doce libras y media).

Ay mi hija; si me sacas de este apuro te anoto al boletín para que ingreses a la planilla y no tendrás ayudante ( otra mujer) pues como son veinticinco personas; si papá yo lo hago; es bueno decir que la chiquita ya había cortado café, ahoyado y peinado (limpiar de maleza) y otros trabajos propios de ese entorno.

A ese momento ella era analfabeta pues su padre decía que las hijas hembras no necesitaban saber leer y escribir, pues solo le serviría para mandarle recados de amor a un hombre.

El injusto sistema de los siglos que ha acompañado estos pueblos en su caminar de penas,  de lágrimas y lamentos, también había sembrado el pensamiento machista, excluyente y marginador hacia esos seres que son por excelencia vida; las amadas, bondadosas, las que dan de mamar, las que acarician, las que quieren, las que curan, las que tienen esencia de madre.

Así hizo de la piedra de moler un oficio que acompaño su vida en muchos años y vendió refrescos, formo peinados forjo flores decoro altares, sembró la tierra, opero la máquina de coser y dio crianza dos hombres.

Así con ese eterno sufrir se vive este original, único y ojala irrepetible en su contexto VIERNES SANTO DEL COLGADO EN LA CRUZ  que muere, vive  y resucita en los pueblos esclavos de la historia donde los siglos parecen que no pasan; solo cambia en pequeñas cosas con diminutos alivios y a veces males que pueden llamarse coronas telefónicas, virus y otras hierbas que no son buenas, porque aunque morir es natural lo inmensamente grave es que nacemos muriendo, agónicos sin tierra sin cultura despreciándonos nosotros mismos porque nos enseñaron a no querer ser nativos, campesinos y disque bayunco y esta tierra primero tuvo valles y  después es la destrucción moderna llamada ciudad.

Gloria Dios en los cielos y paz a quienes amamos a nuestra madre/padre tierra. 

Red de comunidades La Libertad

El Matazano. roberto romero (así en minúsculas)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s